PARTICIPAR

ELÍA DEMUESTRA QUE LAS OLAS PUEDEN CAMBIAR EL FUTURO DE LOS OCÉANOS

Elía Menéndez, 10

Surf | Asturias (Oviedo)
Elía vive en un pequeño pueblo con menos de 200 habitantes llamado Villahormes, alejada del estrés de las grandes ciudades, así que no es de extrañar que la naturaleza esté en su ADN. ¿Su lugar favorito? ’el mar’. Vivir en una de las comunidades de la llamada ‘España vaciada’ y en un entorno 100% natural ha hecho que se convierta en una niña consciente, responsable y que transmite esta forma de ver la vida a todo el mundo. El surf es su gran pasión, y tanto este deporte como el mar la han ayudado a ser quien es. No solo a nivel físico sino también en su crecimiento personal. Para Elía la naturaleza es "una más de la familia", y la cuida y la respeta como tal. Y es que el mar es un lugar único para practicar deporte gracias a sus múltiples beneficios: favorece la plena relajación, disminuye la ansiedad, ayuda a tener más paciencia, a mejorar la coordinación y sobretodo a valorar y respetar nuestro entorno. Beneficios especialmente positivos para los niñ@s con diversidad funcional, ya que sus capacidades psicomotrices se desarrollan mucho más rápido en el agua y el hecho de hacerlo acompañados y formar parte de un equipo favorece a su integración social de una forma única. Ya lo dicen: ‘el surf une’, y de una forma especial porque delante de una ola todos somos iguales, y los surfistas lo saben. Elía encontró en sus compañer@s de Surfskull una gran familia y un lugar donde desarrollar su pasión. Todos ellos comparten valores y quieren que las nuevas generaciones entiendan que hay que cuidar de nuestro entorno para que podamos seguir disfrutando y aprendiendo de él. Luchan día a día para que la familia no deje de crecer, aunque la falta de material lo esté haciendo complicado… La escuela permite que durante varios meses al año 600 niñ@s puedan disfrutar del surf y sus beneficios. Y para eso cuentan con 50 tablas, 12 paddle surf y 70 neoprenos. Así que no dan abasto, hace tiempo que les resulta imposible ampliar plazas…Incluso se han visto obligados a poner en pausa un proyecto muy especial por esta falta de material: la colaboración con Olas Sin Barreras, una asociación que tiene como objetivo acercar el deporte, y sobretodo el surf, a todas aquellas personas que por razones físicas, sociales o económicas no tienen acceso a él.

"El mar me ha enseñado a respetar, a valorar lo que nos rodea y a ser más consciente. Y no quería que nadie se quedara sin la oportunidad poder disfrutar de él, sea cual sea su situación. "

La familia de Surfskull sabe que el mar es el mejor escenario para trabajar por la integración social y quieren organizar jornadas de surf que unan a los niñ@s de Surfskull y de ‘Olas Sin Barreras’. Y es que todos ellos con algo en común; su pasión por el mar, la naturaleza y el surf. Gracias al nuevo material podrán activarlo llevando a cabo 5 actividades anuales que permitirán a entre 125 y 150 niños disfrutar de este deporte. Y lo más importante, conseguirán que la familia siga creciendo.

Hagamos realidad vuestro sueño deportivo

¡Vamos a por la beca!

PARTICIPAR