Participa

RODRIGO JUÁREZ, LA FUERZA DE LA VOLUNTAD

Rodrigo Juárez Torralba, 11

Otro deporte | Albacete
Rodrigo es un fanático del triatlón y a sus 10 años, sueña con poder competir en un Ironman, una de las modalidades más exigentes de esta disciplina deportiva. Aunque la vida no le puso las cosas fáciles a Rodrigo y su familia, sus ganas de comerse el mundo han conseguido que nada pueda enterrar sus sueños. Con poco más de 1 año, a Rodrigo le diagnosticaron una enfermedad autoinmune que provocaba el fallo de sus plaquetas. Ante el reto que supuso tal situación, sus padres decidieron que lo mejor para Rodrigo era llevar una vida normal como el resto de niños. A medida que fue creciendo aprendió a nadar, a montar en bici y empezó a familiarizarse con el deporte y a entenderlo como una herramienta de crecimiento personal. Siempre yendo con cautela para evitar lesiones que pusieran en riesgo su salud, Rodrigo consiguió fortalecerse gracias a la práctica del deporte. A los 4 años empezó a ejercitarse en un arte marcial, apuntándose a clases de kung fu, sin dejar de lado otras actividades deportivas con las que también disfrutaba y ocupaba su tiempo. Tras unos años practicando este arte marcial, se dio cuenta de que aquello que realmente le encantaba era correr, nadar, ir en bicicleta… una serie de actividades que no desarrollaba con el kung fu. Sin embargo, descubrió que estas disciplinas se unen para formar una especialidad que acoge cada vez a más seguidores: el triatlón. A los 7 años, Rodrigo superó finalmente su enfermedad y los médicos le dieron el alta, siendo el primero de muchos retos a los que conseguiría sobreponerse a lo largo de su vida. Fue un año de muchos cambios, donde además Rodrigo también quiso probar algo diferente y ver que se sentía al practicar triatlón. De este modo, se unió al Club de Triatlón Albacete, equipo donde a día de hoy sigue entrenando. Con 11 años, compite en la categoría alevín en campeonatos provinciales de cross, natación, duatlón y triatlón. Para estar a un buen nivel y seguir mejorando, Rodrigo se somete a un intenso entrenamiento al que dedica entre 4 y 5 días a la semana; 3 días para la natación, 1 día para el atletismo y 1 día para el ciclismo. En total, una infinidad de horas que, según Rodrigo, aún no son suficientes si quiere llegar a cumplir sus objetivos. Por el momento, él prefiere pasarlo bien con sus amigos:

"Sé que llegará el día en que esté preparado para hacer un Ironman, pero de momento hoy disfruto junto a mis amigos de este deporte"

Entre ceja y ceja, Rodrigo solo tiene una cosa: competir en un Ironman. Conoció acerca de esta disciplina debido a una película basada en los hechos reales protagonizados por “El Equipo Hoyt”, la historia de un padre y su hijo con parálisis cerebral que compitieron en más de 900 eventos, entre ellos 6 Ironman. Este caso supuso una gran inspiración al sentirse muy identificado con ellos por las dificultades que tuvo en el pasado y por la capacidad de superación que comparten ambos. “Unión, amistad y disciplina”. Con este lema, el protagonista de esta historia describe lo que para él es algo más que un simple deporte, una pasión. Esta gran afición se traduce en un gran compromiso y Rodrigo demuestra día a día su capacidad de esfuerzo y sacrificio. La historia de Rodrigo representa los valores del deporte que las Becas Vamos quieren poner en alza. Por este motivo, el jurado del programa ha decidido entregarle un kit entero para que pueda seguir entrenando para lograr sus objetivos; este kit incluye unas zapatillas y una bicicleta nueva, un tritraje para entrenar y un portabicicletas para facilitar el transporte de la bici hasta las competiciones. El equipo de las Becas Vamos le desea mucha suerte a Rodrigo en la persecución de sus sueños y confía plenamente en que, tarde o temprano, le veremos compitiendo en un Ironman. ¡Gracias campeón, a por tu sueño!

Comparte tu historia inspiradora y demuestra tu pasión

¡Vamos a por tu beca!

PARTICIPA