Participa

LA DISCIPLINA Y EL RESPETO CLAVES PARA EL ÉXITO

Asier Olangua, 14

Esgrima | Valencia
El joven Asier empezó desde pequeño a enfilar el sable de esgrima como si fuera una extensión de su brazo. Con 7 años se puso la careta sin dudar y comenzó a enfrentarse a sus compañeros de su misma edad y poco a poco también a los más mayores. Disfrutaba de todas las peculiaridades de este deporte que era mucho más que un hobbie. Sabía que haría falta entrenar muy duro para lograr el éxito y poder convertir la esgrima es su profesión y su futuro. En su tierra natal, Valencia, la esgrima no es un deporte muy practicado y hay muy pocos clubs especializados por lo que el camino se complicaba. No se trataba solo de un entrenamiento físico sino también analítico y táctico. Los entrenadores vieron que tenía las habilidades para ser un gran campeón y le animaban a que no abandonara. Uno de sus entrenadores, Fran Piá de Barcelona, hizo de mentor, amigo y familia en su carrera dándole un apoyo incondicional. La distancia para poder entrenar juntos era un hándicap, pero no un freno. Este año Asier vivió la inolvidable experiencia de acudir a su primer torneo internacional de esgrima en El Cairo donde, además de vivir una experiencia fundamental para su carrera consiguiendo la medalla de bronce, también forjó la amistad de nuevos compañeros con los que compartir su pasión por el deporte. Esta experiencia significó una gran dosis de motivación y alegría que reafirmó su esfuerzo por llegar muy lejos. Cada vez lo tenía más claro. Asier quería subirse a la tarima y enfrentarse a los esgrimistas que hicieran falta para seguir mejorando. Por ello, él y su entrenador apostaron por presentarse al CAR en Barcelona pese a que toda la familia tendría que mudarse dejando atrás sus orígenes. Después de una larga espera, las buenas noticias llegaron. Asier fue admitido en el Centro de Alto Rendimiento en la temporada 2018 – 2019 donde podrá entrenar muy duro rodeado de deportistas de alto nivel. El único freno con el que tendría que enfrentarse era la necesidad de acudir a un mínimo de tres torneos internacionales y asumir los costes estos desplazamientos. Pero encontró en las Becas Vamos el proyecto perfecto que le permitiría eliminar los obstáculos que eso supone. Una ayuda en la que confió en que todos sus esfuerzos se verían recompensado. Los valores de deportividad e implicación personal en el ADN de las becas estaban interiorizados en Asier gracias a la disciplina que la esgrima le ha enseñado. Afortunadamente Asier no dudó en explicar y compartir su sueño con las Becas Vamos. El jurado vio en él un claro ejemplo del espíritu del programa.

"Es una alegría y un orgullo poder dar esta Beca Vamos a Asier. La ilusión y el esfuerzo son valores muy importantes en el deporte y Asier representa totalmente el espíritu de nuestras becas. Desde Cola Cao y el CSD queremos apoyar a todos aquellas personas que viven el deporte y disfrutan con lo que hacen, que no entienden de límites y barreras y que encaran los retos con ilusión y optimismo. Gracias a chicos como Asier, el deporte representa tanto en nuestras vidas "

Ha explicado Javier Coromina, director de comunicación de Idilia Foods, compañía que integra la marca Cola Cao. Esta joven promesa de esgrima se está haciendo un hueco en la modalidad del sable y piensa seguir esforzándose al máximo y demostrar su valía en cada combate. Con la mirada puesta en esta temporada, va a representar a España orgulloso en los campeonatos que va a poder participar gracias a las Becas Vamos.

Comparte tu historia inspiradora y demuestra tu pasión

¡Vamos a por tu beca!

PARTICIPA